DON JUAN TENORIO DE JOSÉ ZORRILLA

Después de haber buscado con ahínco un donjuán en clase y  de encontrarlo, aquí os dejo una muestra de otros tiempos. 

El Don Juan
      La obra se desarrolla en Sevilla, la ciudad española donde se localiza la leyenda de Don Juan, un personaje surgido durante la Edad Media, que reúne un doble tema: el del joven que bromea sin respeto con los muertos y el hombre de quien las mujeres se enamoran y a las que engaña y olvida.
Tirso de Molina trató el tema en El burlador de Sevilla
y convidado de piedra (1627).

  Las versiones
            Molière estrenó Don Juan o el convidado de piedra (1665), Goldoni retomó la historia en Juan Tenorio o el libertino castigado (1734) y Mozart compuso la ópera Don Giovanni (1787). Los escritores románticos, como Zorrilla, cambiaron el tratamiento del personaje: Lord Byron compuso el poema Don Juan (1819-1824) y Prosper Mérimée escribió
Las ánimas del purgatorio.  

Anuncios

ESQUEMAS DE SINTAXIS

ESQUEMA DE SINTAXIS

 

Segundo esquema de sintaxis

COMENTARIO DE TEXTO MENDIMIA

1.Explicación de la estructura del texto distinguiendo las ideas principales de las secundarias, los tipos de argumentos empleados y  reconocimiento de la tesis subrayando su ubicación en el texto.

2.Resumen del texto.

3.Tema.

4.Explicación del género y subgénero al que pertenece el texto.

4.Estructura morfológica de las siguientes palabras y categoría gramatical:

perfectamente

competitivo

reveladora

estamos jugando

xenofobia

5.Explica las modalidades oracionales presentes en el texto .

6.Explica los elementos de la comunicación en el texto.

7.Explica las funciones del lenguaje en el texto.

8.Valoración personal de las ideas expuestas por el autor a partir de sus experiencias .

9.Explica los cambios de tipografía en el texto y su finalidad.

 

 

 

‘Mendimia’

ROSA MONTERO 30/09/2008

 

En estos días primeros del otoño está empezando en España la vendimia. La semana pasada estuve en La Rioja y vi el siguiente letrero, anotado a mano en un papel y pegado a la pared de un bar: “Se ofrece cuadrilla para la mendimia con vehículo propio”. La letra era buena y regular, propia de quien escribe mucho, y la frase estaba perfectamente construida y usaba una formulación más bien culta. Por ejemplo, ponía vehículo, con su hache intercalada, y no coche, que hubiera sido más sencillo y coloquial. Era evidente que el cartel lo había redactado una persona educada que quería ofrecer un mensaje profesional y competitivo. Pero en mitad de todo ese conocimiento y ese cuidado se le había colado una errata reveladora, esa mendimia tan conmovedora y elocuente que brillaba en el centro de la frase como una gota pura de realidad y que evidenciaba el origen no hispanoparlante del autor del texto.

Se diría que ese gazapo simboliza las dificultades de integración de los emigrantes, el callado y tenaz sobreesfuerzo que han de emplear para cada pequeña conquista, su precariedad vital. Mi padre, que era torero profesional, solía ir en los inviernos, cuando se quedaba sin trabajo porque no había corridas, a recoger fresas a Francia. De manera que él también fue una especie de mendimiador, como tantos otros padres y abuelos españoles. En estos momentos de crisis económica, en España nos estamos jugando algo aún más importante que nuestro bolsillo: nos jugamos el futuro social, la construcción de una convivencia heterogénea e integrada. Es la primera vez que padecemos una crisis siendo un país de inmigrantes: ojalá sepamos estar a la altura de este reto y logremos evitar la xenofobia. Ojalá no olvidemos lo que somos, lo que fuimos, y podamos seguir entendiendo todo lo que significa escribir mendimia.